Luchando por un entendimiento mas preciso Parte I

¿Que son las misiones? ¿Cuál es la tarea del misionero?

Puede ser una palabra popular pero a la vez malentendida entre los cristianos. Todos hemos escuchado términos como “misiones locales,” “misiones internacionales,” “mentalidad misionera,” “viajes misioneros,” etc. Pero creo que debemos por lo menos tratar de definir los términos cuando explicando cualquier tema. Especialmente cuando sospechamos que puede significar algo más para otras personas. Vivimos en un mundo con una sobreabundancia de información donde las aguas han sido ciertamente enturbiado cuando se trata de las definiciones de terminos. Esto ha convertido la comunicación en algo mucho mas difícil en nuestros tiempos.

Debemos querer que otros tengan una idea clara de lo que queremos decir por nuestro uso de una palabra. Ya que otra persona puede utilizar la misma palabra, pero para ellos significa algo diferente y más alla de lo que debe. Esto pasa todo el tiempo. Así que vamos a tratar de definir los términos por adelantado en este primer artículo con respeto a el tema de “misiones.” En los siguientes artículos , veremos más a la relación entre un misionero, la iglesia que envía el misionero, y la iglesia(s) que apoya(n).

Cuando pensamos en los muchos sermones que hemos oido predicados, ¿a quien mencionan más, cuando se refiere a este tema de misiones?

¿Quien en la biblia te llega a la mente cuando usted piensa en las misiones?

¿Será Pedro, o Juan? Probablemente no.

La mayoría de la gente automáticamente piensan en …pues, Pablo por supuesto. Hay una razón por eso.

Es clave que entendamos que Pablo cruzó barreras culturales con el Evangelio. Él fue a los “ethnos,” a las naciones, a otros tipos de personas.

Probablemente, Pablo es más recordado como “el misionero” porque hay mucho en el Nuevo Testmento acerca de su viajes misioneros. Pero es importante que también recordamos que él era específicamente el apóstol a los gentiles. Los otros apóstoles más o menos se quedaron ministrando entre los judíos, a personas iguales a ellos. Sin embargo Pablo salió a personas diferentes de sí mismo. Y aunque también predicó a judíos, por lo general y en la mayor parte de su ministerio, él fue a los lugares donde la gente se veían diferentes y tenían una cosmovision y cultura diferente. Es clave que entendamos que Pablo cruzó barreras culturales con el Evangelio. Él fue a los “ethnos,” a las naciones, a otros tipos de personas.

Al menos, tenemos que admitir que definitivamente hay otro elemento diferente en el ministerio de Pablo a los gentiles, en comparación con judíos con ministerios a judíos en Jerusalén. Repito, Pablo cruzó barreras culturales con el Evangelio. Él fue a las naciones (ethnos), a otros tipos de personas. A la luz de esto, se podria decir que las verdaderas misiones deben incluir evangelismo y el discipulado en un contexto cultural diferente del nuestro.

En lo que se conoce como la gran Comisión que se encuentran en Mateo 28:18 – 20, Jesús dice lo siguiente:

..”Toda autoridad Me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones (ethnos), bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden (he aquí)! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.” -Mateo‬ ‭28:18-20‬ ‭NBL

El mandato del Señor es ir, y hacer discípulos de todas las ἔθνος

Esta palabra significa: una raza, gente, nación, las naciones, gentiles (no judíos).

“Se puede decir que las las verdaderas misiones deben incluir evangelismo y el discipulado en un contexto cultural diferente del nuestro.”

La gran Comisión en este texto es “la misión” a cual los cristianos se refieren cuando hablamos de “misiones.” Estas palabras de Jesús son la razón por cual hacemos misiones. Y si es asi, entonces tiene sentido que debemos entenderlas bien.

Pero a la luz del claro mandato de Cristo, ¿usamos este término correctamente? Un muchos casos, creo que no.

En primer lugar, debo decir que creo que la mayoría de las personas trabajando en “misiones” tienen los mejores de intenciones, y yo ciertamente admiro y respeto su voluntad y gozo en servir al Señor. Tengo nada más que un gran amor y respeto hacia ellos por sus esfuerzos. Pero la verdadera “misión” de la Gran Comisión es específicamente llevar el Evangelio y hacer discípulos no solo de nuestra nación, sino también de personas de otras naciones.

Debemos evangelizar y discípular nuestra propia gente por supuesto, pero no sólo la nuestra. Y no creo que las Escrituras nos permiten tal lujo de tener un enfoque de solamente “misiones locales” o solamente “misiones internacionales.” Cada iglesia local debe esforzarse para participar en la proclamacion del Evangelio en su cultura y en otras culturas. Ya sea en ir, o en enviar, o en apoyo financiero, en orando con frequencia por las misiones, etc. Pero sin duda debemos estar involucrados y comprometidos, en tanto el ministerio local y misiones internacionales de alguna manera.

“Estas palabras de Jesús son la razón por cual hacemos misiones. Y si es asi, entonces tiene sentido que debemos entenderlas bien.”

También es importante entender que el que tiene toda autoridad en el cielo y en la tierra, no quizo darnos solo una sugerencia. La Gran Comisión no es un mendigo suplicando por un favor, ¡Es el Rey de reyes dando Sus ordenes!

En misiones extranjeras o internacionales, el llamado es alcanzar y hacer seguidores de Cristo de las personas que son diferente a nosotros. Yendo a diferentes naciones geopolíticas, con diferencias etno-lingüísticas y culturales obvias. Podríamos decir que lo que muchos llaman “misiones locales” en realidad es solamente evangelismo, y /o algún otro tipo de ministerio. Pero según el mandato, debe ser evangelismo y discipulado en otro contexto cultural. Ahora, esa definición probablemente podría ser ampliada, pero por ahora, vamos a decir que en un mínimo, misiones como vemos en las Escrituras es llegar a otras culturas con el Evangelio.

“Hay necesidad de ser más prudentes y más precisos en cómo describimos y definimos las cosas.”

Quizás algunos dirán, “no puedo ver como este detalle es tan importante.” Pero yo diría que es MUY importante que hacemos tal distinción. Debemos definir los términos. Porque se utiliza términos como “misiones locales,” cuando a menudo se refieren a actividades que realmente no son misiones. Solo estamos haciendo “misiones locales” si cruzamos esas barreras culturales con el Evangelio a nivel local.

Por ejemplo, si usted está en una comunidad predominantemente blanco en los estado unidos, y estás intencionalmente tratando de llegar a las poblaciones de gente de otras culturas que te rodean, tales como los hispanos, asiáticos, árabes, etc., (gente de otra etnicidad ), eso es hacer misiones locales. Pero cualquier otra cosa es, pues… otra cosa, tan bueno y necesario que sea. Hay necesidad de ser más prudentes y más precisos en cómo describimos y definimos las cosas.

Puede ser evangelismo, ¡absolutamente esencial!
Debemos predicar el Evangelio a todo el mundo. Pero por lo general eso sucede naturalmente donde vivimos y en lugares cercas con personas que son parte de nuestra vida cotidiana.

Puede ser ayudando victimas de desastres naturales, ¡amén! Debemos llegar y servir aquellos que están sufriendo y necesitan nuestra ayuda. Esto no es sólo lo correcto que hacer, pero también nos abre hasta nuevas oportunidades para compartir el Evangelio con las personas que no están en nuestro inmediato círculo de influencia.

“Podemos pensar que estamos participando en la gran comisión, cuando en realidad, solo estamos haciendo una parte de lo que debemos estar haciendo.”

Pero por favor, no me malinterpretan. De ninguna manera estoy tratando de minimizar la importancia de esos ministerios y /o otros importantes actos de servicio Cristiano. Son ejemplos de ministerios buenos y necesarios. Solo que esos ministerios deben ser llamados por sus nombres correctos. No presentados como misiones si no tienen ese elemento multi cultural como indicado por nuestro Señor.

Ok, ¿Y qué? ¿Por qué es tan importante definir las misiones de esta manera?

Si no hacemos esta distinción, podemos fallar de gran manera en esta área. Porque si llamamos algo “misiones” que no incluye participación en la real “misión” (ministerio multi cultural), vamos a pensar que actualmente estamos haciendo lo que estamos llamados a hacer. Podemos pensar que estamos participando en la gran comisión, cuando en realidad, solo estamos haciendo una parte de lo que debemos estar haciendo .

“Este trabajo es definitivamente el trabajo de la iglesia local.”

¿Por qué? Por que hemos estado llamándolo otra cosa que realmente no es. Por eso es importante definir los términos. Somos llamados a evangelizar a nuestras comunidades. Pero también somos llamados a las naciones (ethnos).

Podemos hacer esto por medio de la capacitación, o podemos ir nosotros mismos. Podemos hacerlo por medio de ayudar en enviar misioneros. Eso implica mucha oración, compromiso, apoyo financiero y comunicación. Pero cuando la iglesia hace que una persona lleva el Evangelio a otra cultura, con el fin de hacer discípulos… entonces allí es cuando la iglesia ha participado en misiones en el sentido más biblico.

Este trabajo es definitivamente el trabajo de la iglesia local. Es la voluntad de Dios, y es la forma en que Dios ha ordenado para llamar a gente de cada tribu, lengua y nación a Sí mismo, mientras que Él glorifica Su nombre entre las naciones! Cristo esta edificando Su iglesia, preparando Su novia y Él nos ha invitado a participar como embajadores en esta maravillosa obra de reconciliación. El mandato es para cada creyente. ¡Es un honor poder servir a nuestros Rey de esta manera! Dios en Su bondad, llama enemigos y los hace parte de Su familia como hijos e hijas y nos permite servirle en este Santo trabajo. Debemos entender que esto es un privilegio más que se trata de un sacrificio.

Pero esta idea de las misiones en un contexto extranjero también requiere de un sistema de apoyo. Una importante asociación entre la iglesia local (y en la mayoría de los casos, otras iglesias apoyando son necesarias), el misionero y el voluntario “Epafrodito.” Ese hermano, compañero, soldado y obrero, que visita, consuela, anima y trae recursos a el misionero.

Voy a intentar de explicar como debe funcionar esta asociación en el siguiente artículo utilizando un ejemplo de las Escrituras desde Filipenses. Gracia y la paz.

Escrito por Antonio Salgado Jr.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *